El pequeño mirlo

Un día de primavera salí a pasear por el parque que habita en mi barrio que, a pesar de estar rodeado de asfalto, altos edificios y coches, mantiene el color esmeralda de los oasis del desierto.

Llegué en la hora justa en la que los dueños de los perros hacían su conciliábulo matutino, enzarzados en mil y un comentarios y dejando a sus mascotas hacer lo que les viniera en gana. Vislumbré a los canes, corriendo alegremente de acá para allá “todos a una”, retozando en un mismo juego compartido. Pero lo que creí una pelota, muy disputada por los lebreles, resultó ser un pollo emitiendo agudos quejidos de un terror sin límites. Rápidamente advertí a los tertulianos de lo que estaba ocurriendo delante de nuestras narices. Cada cual sujetó a su mascota mientras yo iba al rescate del malhadado pollo. A pesar de los empellones y volatines a los que había estado sometida, la cría seguía con vida, temblando descontrolada en mis manos. Hice un nido de clínex en mi bolso y la deposité amorosamente. Antes de salir del parque me cercioré de que no había ningún pariente furibundo que reclamase a la presa cautiva, y como nadie me hizo frente, emprendí el regreso a mi hogar.

El pajarito enseguida se habituó a su nueva morada. Comía y crecía al unísono, demostrando una voracidad sin límites. Pedía comida a todas horas, posándose en mi hombro y en la mano, abriendo un pico descomunal en el que desaparecía gran cantidad de comida para gatos.

En dos semanas se completó la metamorfosis. De pelotilla chillona y medio desnuda, mudó a pájaro adulto, cubriéndose de un precioso plumaje negro azabache donde asomaba un pico naranja, ya sin boqueras. Le devolví al parque donde le vi partir junto con unos cuantos familiares que, raudos, vinieron a buscarle. No obstante, no fue una despedida al uso. Nos seguimos viendo bastante a menudo, en nuestro banco del parque, allí hablamos el lenguaje “universal” del respeto y el cariño, ése idioma que solemos olvidar muy fácilmente.

mirlo

Anuncios

2 comments

  1. Siempre tiernos tus relatos y cuentos, nos invitan a volar un poquito a tu bonito mundo. Que importante es poder rescatar a una criatura sea de la especie que sea y formar parte de su futuro como ser vivo, verdad?.

  2. En tu relato todo salió bien, y me alegro, porque no siempre sucede en la realidad, pero si no soñaramos de vez en cuando, que seria de nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s