El tesoro

 
El tesoro.-

Por fin vendíamos la casa de la familia. Subí a la buhardilla para despedirme de aquel mágico lugar. Ya en el rellano percibí el olor inconfundible de las risas y los juegos en vacaciones. Abrí cajas, me llené de polvo y de recuerdos de arriba abajo. Miré por el ventanuco del ático desde donde, una vez más, vislumbré reinos imposibles de princesas, magos y dragones. Acaricié la pared buscando una herida que solo yo conocía y que pronto encontré. Allí dentro hallé mi caja de tesoros. Poniendo todo el mimo del mundo, abrí el cofre olvidado. Tropecé con mi niñez concentrada en plata de bombones de Navidad, cuentas de collar y cartas viejas. Uno de los sobres llevaba mi nombre y sacando su contenido leí:

“Soy Maite, tengo nueve años y me gusta dibujar. Cuando termine la universidad iré a África para cuidar de los niños huérfanos y también para estudiar la vida salvaje de las cebras, jirafas y rinocerontes. Dejaré que mi pelo crezca sin cortarlo hasta que alcance mis rodillas. Además me compraré un perro pequeño, negro y cariñoso que se llamará “Trufa”. Le dejaré dormir a los pies de mi cama y, antes de rezar, le daré las “buenas noches”. Y cuando crezca un poco más me casaré con Marcos, mi vecino de enfrente, el que siempre me susurra “hola fea” por la celosía del jardín. Seremos muy felices y tendremos un montón de hijos, por lo menos siete, y siempre querré jugar con ellos, sin importar la hora que sea. Viviremos en una casita roja y blanca a la orilla del mar, donde siempre haga sol y sople la brisa. Ésta es la lista de mis sueños y haré todo lo posible para que se cumplan. Los dejo aquí escritos para recordarlos siempre”.

Se me escaparon las lágrimas. Había olvidado por completo a esa niña que aún vivía en el desván.

caja

Anuncios

2 comments

  1. Y se cumplió alguno de tus deseos?. Reconozco alguna de las cosas que describes, que maravilloso era tener una caja de tesoros!. Y los papeles de los bombones, yo creo que ya no los hacen así de bonitos, ni los bombones saben igual!. Gracias otra vez por ser nuestra memoria, la de los que andamos en esa edad primorosa que nos hace disfrutar con los recuerdos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s