DESTINO MAGICO (Capitulo primero)

514ahCQsWCL._AA258_PIkin4,BottomRight,-47,22_AA280_SH20_OU30_destino magico

Aquí os dejo un adelanto de la novela el primer capítulo, espero que os guste.


 

 

1.    EL ORIGEN

 

Los dioses antiguos ejercen su poder desde el olvido, viviendo eternamente en las leyendas

 

Bosque de Galicia, España, primavera de 27 a. C.

 

El destino de un pueblo comenzó a escribirse en el momento que el amanecer se coló entre la espesura de los árboles. Los robles con sus dedos de hojas, intentaban capturar las hilachas de niebla algodonosa que la humedad del alba esparcía por la floresta.

Cuatro figuras se materializaron entre la bruma en un claro del bosque. En el centro del mismo un gigantesco roble, meciendo sus hojas al ritmo del viento, les dio la bienvenida. Despacio, sin prisa, los encapuchados se colocaron en un círculo alrededor del árbol, descubriéndose la cabeza en señal de respeto. En la tenue luz de la alborada, los cuellos relumbraron de oro, adornados con espléndidas torques. Tres hombres y una mujer de porte regio, altos y envueltos en capas blancas, se distribuyeron en los cuatro puntos cardinales del círculo.

El más anciano, de cabello y barba níveos, se situó al oeste, en el área del conocimiento. Entreabriendo su capa mostró el ramillete de muérdago cortado con la hoz de oro que sujetaba en la mano. Así mismo, con un soplido encendió una vela de cera de abejas. El siguiente en el mágico circuito era un hombre de gran envergadura, recogido el pelo gris en una trenza que caía por la espalda. Era portador de un recipiente de concha en cuyo interior bailaba el agua del manantial; se colocó al norte en el terreno del valor y la fortaleza. El tercer lugar lo ocupaba una hermosa mujer de mediana edad; un mar de rizos con reflejos de cobre y plata amenazaba con escapar de una diadema de bronce. Con estudiados movimientos se ubicó al este en la zona de la prosperidad, sosteniendo en la palma de la mano una caracola que silbaba con cada ráfaga de viento. El cuarto y último individuo, el más joven, adherida la capa a su cuerpo musculoso, lucía en la frente una cinta roja, distintivo de su condición de mago. Rápidamente se alineó con el sur en el sector de la música y las piedras parlantes, mensajeras de la tierra. Sostenía en sus manos una pequeña vasija de arcilla llena de arena y polvo de oro.

Las ofrendas yacían muy cerca del suelo, encima de una piedra ritual labrada con extraños signos. Dibujaban un cuadrado perfecto entre los elementos colocados allí: aire, fuego, agua y tierra junto con el omnipotente muérdago. Los cuatro druidas se cogieron de las manos y el más anciano comenzó con las oraciones.

–“Con la esencia de muérdago recorriendo nuestros sentidos junto con la energía del bosque, invoco el poder del oeste, del norte, del este y del sur. Que se unan en uno sólo para el rito de la consagración. Este círculo mágico de poder y fuerza lo ofrecemos a Lugh padre de todos los dioses, así como a Belenos, Teutates, Ogmios, Belisama y demás deidades de los bosques, montañas, rocas, manantiales, lagos y ríos. Solicitamos de ellos la chispa sagrada para abrir nuestras mentes al futuro “-

Los cuatro celebrantes se quedaron en silencio. Los párpados cerrados. Las manos entrelazadas en un circuito de energía. Una chispa de fuego cobró vida y fue dibujando sus siluetas una por una. Los minutos fueron pasando y el sol comenzó a hacer su aparición entre el follaje. Concentrados y cabalgando en un universo paralelo recibieron los primeros mensajes apremiantes. Su tiempo se acababa.

Al fin volvieron en sí y lentamente rompieron el círculo mágico. Para entonces el sol del mediodía se columpiaba entre las copas de los árboles.

El anciano habló primero:

-Poco tiempo nos queda para realizar una gran tarea. En esta primavera se concebirá al Elegido, aquel que transmitirá nuestro legado a través de los tiempos. En diez primaveras hemos de instruirle para que viva con aquellos que nos van a aniquilar- Los demás asintieron con una inclinación de cabeza. –Los ritos de fertilidad comenzarán en ocho días cuando la luna llena ilumine el bosque. Los fuegos de Beltane fulgurarán en los bosques durante tres días y tres noches, suspendiendo los lazos maritales hasta que las llamas se extingan. En este periodo se concebirá al que estamos esperando –

La mujer expuso su preocupación en alta voz:

– ¿Seremos capaces de reconocer entre todos los niños de la misma edad al que buscamos? – Los demás contestaron al unísono – “Rogaremos cada día a los dioses para que los ojos de nuestras mentes se abran y cumplamos con la tarea que se nos ha encomendado”-

sacerdotisas celtas

Anuncios

One comment

  1. Y como no leer el libro con este comienzo!. Promete mucho esta novela.Que descripción estupenda de los parajes del norte de España, además esos bosques tienen un toque mágico, parece que de un momento a otro puede salir un personaje de leyendas por allí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s