544101_2907616654926_337701434_n

Los cuentos nos acompañan desde que nacemos. Son la puerta de entrada a la fantasía. Hadas, dragones, elfos, brujas…escapan de las letras y nos visitan por las noches, y a veces durante el día.

Luego cuando crecemos son los libros y las películas los que nos visten de viajeros para adoptarnos como personajes en sus argumentos. Atrapados en su embrujo sufrimos, reímos y lloramos. Somos actores invitados con pasaporte gratuito a ese mundo etéreo, que se nos mete por los ojos y se queda a vivir con nosotros.

480995_354899911285300_692004196_n

Necesitamos vivir las historias que nos cuentan tanto o más como las nuestras propias. Ellas crean la seda de las fábulas. Y si desparecieran, una parte nuestra moriría sin remedio.

 Así pues ¿Quieres que te lea un cuento?: “En un tiempo lejano, de risas y juegos, donde los cuentos sabían a sábado y regaliz, a palacios de princesas y dragones antes de dormir, ocurrió que una muchacha que vivía en una cabaña cercana al bosque, cogió entre sus dedos una pluma de ganso que pertenecía a un gran hechicero, y mojándola en el tintero escribió…” De repente, mis ojos quedaron enganchados a la línea del relato, tropezando con tres palabras mágicas: “Tejedora de Sueños”, y mi mano, embrujada, comenzó a escribir… Y ya nunca se detuvo”

mujer-escribiendo

 

Anuncios

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s