john-henry-frederick-bacon-la-maniana-de-la-boda-museos-y-pinturas-juan-carlos-boveri

¡Mi niña se casa!  Grito con entusiasmo por el balcón. Me he comprado un vestido de seda para la ocasión donde he prendido todos los recuerdos vividos contigo, pequeña ¡tan queridos! Como aquella primera vez que te vi entre mantillas, con el color arrebolado de los que estrenan el mundo, acompañando ese despertar con gorjeos de puro asombro; y fue en ese instante cuando tus ojos engancharon mi alma, y con ella a cuestas creciste y maduraste. Fui testigo de tus primeros pasos que celebré alborozada y también de noches de desvelos, en los que tu llanto me mantuvo despierta muchas madrugadas.

 Pero, cielo mío, lo que más he echado de menos en todos estos años han sido tus besos y tus palabras. Desde que te adopté como hija en la distancia, he vivido pendiente de ti, muy lejos de tus abrazos pero, tan cerca, que oía tus risas y llantos e incluso vi cómo el amor te cambiaba la mirada. Ahora que te observo vestida de novia, desde mi ventana, como siempre, brindo por tu dicha, la que te iluminará como mujer casada y que prenderás en tu nuevo hogar,  ese que jamás conoceré.

Anuncios

One comment

  1. Que bonito y que triste!, se me ha quedado muy corto!, Por qué no va a conocer su hogar?, por qué en la distancia?… muchas preguntas, pero como siempre muy tierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s