LA ESPERANZA


 

(Publicada en el libro “Cuentos alígeros” – Editorial Hipálage – 2010)

anciana1

“Visité a la anciana, iba a verla siempre que podía. Me invitó a sentarme en el porche, su lugar favorito, desde donde veía correr la vida de un sitio a otro. No vislumbré la aureola de resignada soledad que solía llevar prendida en sus ojos, al contrario, el sosiego y la alegría se leían en su mirada.

 Intrigada miré alrededor buscando algún detalle del milagroso cambio que se me escapaba a simple vista. Sus manos se entretenían en sembrar unas diminutas plantas en varias macetas. – En pocos días tendré todo el porche alfombrado de flores – dijo sonriendo. Cuando terminó con los tiestos se puso a tejer. Un pequeño jersey celeste era visible entre las agujas de punto.

 Alguien bajaba por las escaleras de la casa, en la puerta apareció una joven visiblemente embarazada. – Abuela voy al supermercado ¿traigo algo para la cena?”

anciana


SAM_3259

Un saludo para todos. Gracias por seguirme. María Teresa Echeverría Sánchez.

Anuncios

One comment

  1. Muy tierno y dulce. La verdad es que todos necesitamos sentirnos necesitados, valga la redundancia, pero los ancianos más, es el aliciente para que no se apaguen en soledad. En tus relatos muy fácil trasladarse a los espacios y situaciones donde se desenvuelve la historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s