EL REENCUENTRO


 

(Publicado en la antología “Amigos para siempre” – Editorial Hipálage 2011-)

climb1_full-1

Los chicos acababan de independizarse. Sus cuartos se encontraban extrañamente silenciosos y vacíos: desnudos de pósters, ropa y ordenadores. Siempre se había dedicado en cuerpo y alma a ellos, olvidándose de sus ilusiones y moviéndose en un universo acotado.

madre1

Aturdida de tanta tranquilidad se sentó en una silla. Y ahora ¿qué?…Dejó volar su mente por senderos que, hasta entonces, habían estado vedados. Una parte de su vida se paralizó veinte años atrás.

muer2

Se puso de pié eufórica, como si los pies fueran de pura energía. Se estudió ante el espejo. Se reconoció al fin: todavía brillaba la luz de la chica luchadora y llena de anhelos. Los ojos chispearon pícaros. Una sonrisa se colgó en sus labios. Tenía tiempo para ella, por fin. Se arregló cuidadosamente y salió de casa. En la mano llevaba una libreta con cientos de sueños que perseguir, cuidadosamente enumerados. El primero y más apremiante de todos decía así: “recobrar a los amigos”.

muejr4

 

Anuncios

2 comments

  1. El vacío que dejan los hijos a veces es irreparable, pero es un buen ejercicio lo que sugieres en este relato, hay que mirarse más al espejo y encontrarse. A menudo nos olvidamos de quienes somos en pos de los que nos rodean.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s