IMÁGENES QUE MUEVEN CONCIENCIAS.- (Vivencia) .-

Me encontraba leyendo en el salón mientras la televisión ronroneaba a lo lejos, mezclando su sonido con los comentarios de mis hijos. La hora de las noticias acababa de comenzar, y estas se desgranaban entre grandes titulares que repetía la presentadora con voz monótona. Entre las líneas de mi novela se coló una colección de fotografías, hechas hacía unos cuantos meses por diversos corresponsales de agencias informativas, destellando con tal fuerza que hicieron que apartara los ojos del libro y me quedara contemplando, sin pestañear, aquellos retazos de tragedias, congelados, que amenazaban con escapar de la pantalla y caerse en el parqué de la estancia. La mayoría de las imágenes exhibía escenas de guerras: bombardeos, soldados luchando, muertos abandonados en el suelo, ciudades arrasadas e, incluso, niños con armas. La locutora las iba comentando rápidamente, una tras otra, hasta que llegó a una instantánea de un campo de refugiados. Hizo especial hincapié en esta, detallando con palabras aquello que me entró por los ojos igual que una saeta.

En dos segundos se me congeló el alma al contemplar el retrato de la desesperación más absoluta: una mujer de edad indefinida, ─porque el hambre había desfigurado sus facciones hasta tal punto que era imposible saber si era joven o anciana─,  miraba más allá de este mundo. Era el suyo un rostro anónimo y oscuro que ocupaba toda la imagen: de cara descarnada, en la que nadaban unos ojos inmensos, con mirada ausente de esperanza y vida. Vestía de harapos, piel y huesos y en su pecho hundido surgía una manita pequeña, esquelética, implorante, que no parecía de este mundo, que trepaba sin fuerzas hasta su boca pidiendo comida, consuelo y no sufrir más.

niño hambre1

Las noticias siguieron su curso mientras rompía a llorar con una pena honda que aunque recién nacida, ya tenía profundas raíces en la imagen que seguía en mis pupilas, indeleble, taladrando mi memoria como si fuera de mantequilla. Aquella madre que no podía dar ni una migaja a su hijo moribundo me partía el corazón en mil pedazos. Seguí vertiendo lágrimas a raudales, de impotencia, recordando aquella manita suplicante. Me abrazaron por turnos mi marido y mis hijos intentando serenarme hasta que lo consiguieron, momento en el que tomé una decisión.

Imaginaba que esos dos seres ya habrían dejado de existir hacía tiempo; su sufrimiento habría acabado. En ese instante dejaron de ser anónimos porque los adopté inmediatamente en mi corazón, y para que no se sintieran solos los coloqué entre mi padre y mi madre, mis insignes guardianes. Ahora esa madre y su bebé están vivos, ven a través de mis ojos, perciben mis sentimientos, van a donde yo voy. No volverán a estar solos y nunca morirán porque yo los recordaré eternamente.

María Teresa Echeverría Sánchez.


Anuncios

2 comments

  1. Que triste Teresa, pero completamente real. Seguro que has pensado en mover nuestras conciencias como se ha movido la tuya. El mensaje es claro y directo, no debemos olvidar a los que no pueden tener una vida como la nuestra, acomodada y tranquila. Yo todavía no alcanzo a comprender por qué estas personas tienen que vivir una vida tan desgraciada , por qué nacen niños en un entorno devastador y sin posibilidades de vivir… en fin como ves a mi se me ha tambaleado mi mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s