EL GIGANTE ENAMORADO – (Cuento de verano).-

María Teresa Echeverría Sánchez

Era una oscura noche de verano iluminada aquí y acullá por pequeños puntos de luz que titilaban en el cielo. La luna, convertida en apenas un diminuto gajo de limón, dormitaba complacida con la calma reinante. De repente, un soplido de plata pareció cortar el éter en dos trozos. Tal ímpetu llevaba aquel cuerpo estelar que en su loca carrera perdió algo de sí mismo. El pedazo incandescente cayó en un monte cercano a la playa. La hierba que lo cubría enseguida se incendió a la par que una débil llovizna de sirimiri cayó silenciosamente dejando ahogado el intento de quemar tan frondosa ondulación. De este modo nació un pequeño gigante: mezcla de tierra, agua y fuego estelar. Enseguida su corazón incandescente latió con ritmo de blues y la montaña se revolvió inquieta formando la silueta de un niño ciclópeo.

san patricks panoramica

Los habitantes de una mísera aldea, ubicada a los pies…

Ver la entrada original 1.359 palabras más

2 comentarios sobre “EL GIGANTE ENAMORADO – (Cuento de verano).-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s