Etiqueta: pintura

OFELIA A TRAVÉS DE LA PINTURA

Ofelia es un personaje de Hamlet una famosa obra de Shakespeare. Una mujer joven, en la plenitud de la vida, se ve involucrada entre el supuesto amor de Hamlet, rey de Dinamarca, y la obediencia a su padre, que estaba convencido de que el jóven era un crápula. Al final la joven, medio loca, se sube a un sauce, la rama se rompe y cae al río ahogándose. Este espíritu vulnerable, de sufrimiento infinito, de belleza seccionada en la juventud impacta en los pintores del siglo XIX como una tormenta en el mar. Unos cuantos pintores, arrastrados por el movimiento pre-rafaelita, de tragedia y melancolía, y fuerte presencia de la naturaleza plasman sus obras sobre esta mujer inventada en una historia de triste final.

He aquí uno de mis cuadros favoritos : Ophelia de Jhon Everett Millais (1852) Os dejo encima de las fotos el enlace para ver mi comentario sobre este cuadro realizado para Radio Tv Lunita.

Este cuadro está pintado del natural. Para su realización Millais eligio a la modelo Elizabeth Siddal, que pasó unas cuantas tardes sumergida en una bañera de agua fría, asunto que le produjo un neumonía de la que estuvo a punto de morir.

El recodo del río pertenece a uno real, el Hogsmill cerca de Ewen, lugar en el que el pintor construyó un chamizo para resguardarse se las inclemencias del tiempo y poder pintar con todo detalle el ecosistema que constituía el río. La tela, bordada con brocado de plata, tuvo que comprarla para copiar el entramado. Es un cuadro lleno de símbolos, las flores: violetas, amapolas, no me olvides, rosas y pensamientos, que significan la inocencia, la pena y el amor desamparado. En la parte izquierda de la imagen podeís encontrar a un petirrojo, es el que aparece en la líneas de Shakespeare hablando de Ofeli. En la parte derecha de la pintura el pintor ha sugerido una calavera como símbolo de Hamlet. Como cada pintura cuenta una historia muy interesante y para entenderla hay que saber apreciar los detalles.

Uno de los pintores que más cuadros hizo del personaje de Ofelia fue sin duda Jhon William Waterhouse (1849-1917) como podéis apreciar. En su etapa final la plasmó con un espíritu impresionista.

Otro pintor que también plasmó a la bella Ofelia fue Plácido Francés (1834-1902) Pintado en la segunda mitad del siglo XIX.

Cabanet también reflejó en una de sus obras a este singular personaje femenino:

Podeís elegir con cual quedaros, las flores y la melancolía más absoluta, están servidas en cada uno de los cuadros.

Espero que hayáis disfrutado de estas obras.

No olvidéis leer

Poemas para un recién nacido

Poemas para un recién nacido

PARA JON (Teresa Echeverría 2021)

Mamá, mi sol,

color de cielo en tus ojos,

calor de hoguera en invierno,

cuna de brazos y abrazos

de amor, pétalo rosado.

Mamá, mi luz

luna amarilla de verano

rio de leche, de nieve

caricia sin fin, leve

amor eterno, azul.

Mamá, comparto tu alma,

por siempre tú y yo.

Mother Janne nursing her baby (1907) Mary Stevenson Cassat.

ABRIL (Juan Ramón Jiménez)

El chamariz en el chopo.
-¿Y qué más?
El chopo en el cielo azul.¿Y qué más?
El cielo azul en el agua.

¿Y qué más?
El agua en la hojita nueva.

¿Y qué más?
La hojita nueva en la rosa.

¿Y qué más?
La rosa en mi corazón.

¿Y qué más?
¡Mi corazón en el tuyo!

Maternidad, Pablo Picasso 1904-5

APEGADO A MÍ (Gabriela Mistral)

Velloncito de mi carne

que en mis entrañas tejí,

velloncito tembloroso,

¡duérmete pegado a mí!

La perdiz duerme en el trigo

escuchándola latir.

No te turbe por aliento,

¡duermete pegado a mí!

Yo que todo lo he perdido

ahora tiemblo hasta al dormir.

No resbales de mi pecho,

¡duérmete pegado a mí!

Madre, de Kuzma Petrov-Vozkin 1913

MI NIÑO SE VA A DORMIR (Rafael Alberti)

Mi niño se va a dormir
con los ojitos cerrados,
como duermen los jilgueros
encima de los tejados.
La voz de este niño mío
es la voz que yo más quiero,
parece de campanita
hecha a mano de platero.
Arrorró, la Virgen.
Arrorró, José.
Y los angelitos,
arrorró, también.

Maternidad, Henri Lebasque, 1905

VERSOS DE LA MADRE (Gloria Fuertes)


Cierra los ojitos, mi niño de nieve.

Si tú no los cierras, el sueño no viene.

Pájaros dormidos

-el viento les mece-.

Con sueño,

tu sueño sobre ti se extiende…

Arriba, en las nubes,

las estrellas duermen;

y abajo, en el mar,

ya sueñan los peces. …

Mi niño travieso,

mi niño no duerme.

Ángel de su guarda,

dime lo que tiene.

Que venga la luna que a la estrella mece,

que este niño tuyo lucero parece.

Maternidad, Tamara Lempicka, 1928

El último suspiro de Ofelia

El último suspiro de Ofelia

Cualquier pintura que atraiga nuestra mirada nos dice algo de ella misma y del autor. Un vistazo al lienzo y el mensaje, veloz, nos alcanza de lleno. Imágenes que a veces están llenas de belleza, fascinación, fealdad y, en cambio, otras solo de “nada” porque nada es lo que cuentan, y esto ya es algo.

Cuando nos conmueve una pintura, se abre para nosotros y nos cuenta su historia. Por ejemplo en este cuadro de Ofelia en el agua de Millais, uno de mis favoritos, la muchacha ha caído al agua y ya no lucha por sobrevivir, está en el instante frontera entre la vida y la muerte, con el último suspiro exhalado en ese preciso momento, despidiéndose de las riquezas de este mundo, reflejadas en su lujoso vestido de pesadas telas y bordados, y del amor, aposentado en su pecho de joven doncella. Expone las palmas de sus manos sin protegerse, se muestra vencida por dentro y por fuera.

El entorno pretende salvarla de su triste fin. Las aguas fluyen mansas sin remolinos ni embates, la acarician tiernamente. La colección de flores que la rodea, pensamientos, amapolas, nomeolvides, ortigas, margaritas, lirios, intentan con sus pétalos mantenerla a flote. El verdor exuberante de la floresta es una invitación a la vida que ella desdeña. La belleza de su rostro de madona, de piel suave y blanca muestra su lozanía antes de que la muerte haga sus terribles estragos.

Ahí queda Ofelia eternamente joven, congelada en una imagen de ninfa agonizante y por eso no menos hermosa.

ofelia-300x210 ofelia

Ahora os toca a vosotros, elegid una pintura que os guste y desentrañar el mensaje que os canta con mil colores.